Terapia Infanto-Juvenil

Es común que en distintos momentos de la infancia los niños presenten problemas de conducta, rabietas, pesadillas, dificultades en el ámbito escolar, etc.

 

En tal caso, es de vital importancia realizar una intervención temprana, evitando la cronificación del problema a medida que el niño crece y promoviendo su bienestar.

 

Dado que los niños se desarrollan influenciados principalmente por su núcleo familiar, nuestro modelo de trabajo con niños y adolescentes se apoya en la Terapia Familiar Sistémica (la cual engloba dentro del marco de la intervención al niño y a la familia) aumentando así la eficacia de la intervención.